27 de marzo de 2017

Mientras tanto en Utepils...

2 divagues

Otra vez, Di nos deleita en Utepils con un primaveral artículo, todo flores y pajarillos: 
Divagantes, quedamos allí!






Estás paseando por la calle, es una tarde primaveral. De repente: un frenazo y un sonido extraño, como de algo húmedo que paradójicamente cruje, una nuez gigante que se parte en medio de un chapoteo. En el segundo que te das la vuelta, comienzas a oír pasos, gente corriendo y, enseguida una sirena. Gritos. Confusión. Por fin lo ves: un ciclista está tirado en el suelo, literalmente con la cabeza abierta. Li-te-ral-men-te, piensas, y te regodeas en la palabra. Si alguien te preguntara qué estás sintiendo mientras toda aquella sangre y pánico se desparraman, realmente solo podrías decir una palabra: Nada. En serio: na-da. Bueno, tal vez... algo parecido al regocijo. Te sientes bien, es un medio subidón. Pobre idiota: el muerto, quieres decir.


25 de marzo de 2017

Por la Europa de la Libertad, Igualdad, Fraternidad. Por todo lo que el Brexit no es.

6 divagues



Venimos de la manifestación pro-Europa, que aquí cómo no se ha tornado en protesta por el Brexit. Así la he visto yo. 


Enmedio encontraréis un irse por las ramas, un di-vague, cuando nos hemos salido por laterales: fotos de uno de mis rincones favoritos de Londinium (los Mount Street Gardens), aún no descubierto por las hordas de turistas.

Y muchas flores amarillas: narcisos (daffodils) y rosas, en ramos, en manojos, en diademas en las cabezas de las niñas... Como hubiera dicho Wordsworth

And then my heart with pleasure fills
And dances witht he daffofils


19 de marzo de 2017

Arte callejero y "Librería" en el este de Londinium

24 divagues
Sábado por la maniana: Mini tiene un cumpleanios de pistolas de láser (disfraz de Guerra de las Galaxias, opcional) a las 10:15 de la maniana. Son acaso horas para un sábado? Pero aquí los padres no tienen piedad y desconocen el concepto (la máxima, la necesidad) "estar tirado" las primeras horas de las matinés del finde.

Pero todas las nubes tienen una línea plateada: como es en Whitechapel, el Peda y yo nos lanzamos al paseo/barrido de la zona, primero dejando atrás los mercados callejeros de verduras de Pakistán, luego constatando que la Whitechapel Gallery no abre hasta las 11 (he dicho "no son horas" ya?), y terminando por callejuelas (sin encontrarnos con ningún grupo con guía en busca de Jack el Destripador) en una zona claramente hipster, la primera prueba una tienda de máquinas de café.

Nosotros, en concreto, íbamos buscando "Librería"la librería diseniada por los arquitectos espanioles Selgas Cano. Está enfrente de Second Home, también diseniado por ellos. Second Home es uno de esos espacios donde la gente alquila escritorios o lo que sea para ir a trabajar, basado en la idea de que con la colisión de mentes de creativos, diseniadores y demás, se producen ideas, proyectos, y cambio. El sitio es impresionante: cuando pienso en mi oficina de organismo estatal, muebles de los 70: otro planeta. 








Pero lo que de verdad me engancha el es "arte callejero" que descubrimos en alguna trasera llena de basura a la que se accede por un pasadizo estrecho, todo él grafiteado. Ya he contado mi admiración por Banksy en otros divagues. Estos otros artistas deben ser conocidos en un mundo ajeno a mí, pero lo importante de ellos no es precisamente que son "un loquesea". Lo importante es si te gusta. Y hay cosas que me gustan mucho, que me hacen pensar, que me hacen reir. Mucho más de lo que consiguen de mí muchas veces en las galerías de arte oficiales... por no hablar de aquellas pequenias en las calles de Marylebone, con cuatro cuadros colgados, y donde lo único que se venera es el capitalismo. 


































































Por fin terminamos en "Librería", que es una maravilla. Me pasaría horas en ese espacio, leyendo en uno de las pequenias cuevas excavadas entre las enormes estanterías de madera austriaca (que tuvieron que volver a por más, porque les faltó madera, nos contó la chica). El concepto "más madera" nunca se ha usado más apropriadamente. 










Me compro un libro ("Why I am not a feminist. A feminist manifesto" que divagaré en su momento), aunque solo sea como contribución a que "Librería" continúe siempre aquí...