22 de septiembre de 2010

Vacaciones, Ingrediente II: Nadar en bolas

Tras el fracaso estrepitoso del Segundo Concurso de D&D, aquí estoy, inasequible al desaliento, dispuestas a divagar (tal vez desvariar) sobre la segunda actividad que no puedo realizar en mi vida cotidiana, y que dejo para algunas vacaciones (si siquiera todas). Al hablar en mi divague sobre las estrellas, recordaba Mamalluca, en Chile, y la sensación de pequeniez y relatividad que se siente bajo la carpa de Universo. Lo de hoy es algo distinto, totalmente hedonista y sensual. Y es que tengo unas cuantas experiencias que me dan una sensación de libertad (física) tremenda (todo lo contrario que el metro a las 8): entre mis favoritas estaba en el pasado ir en moto (sobre todo el punto en el que se pisa el acelerador y... guau, parece que vuelas), o ponerme en la punta de un acantilado o precipicio y sentir el viento y el vértigo. Pero ninguna como nadar desnuda.

Tengo mis términos. No he ido nunca a una playa nudista. Pero he estado en playas desiertas, piscinas deshabitadas, ese tipo de cosas. En estas vacaciones, en concreto, hemos estado en unas calas perdidas donde había gente en bolas por la playa. Yo no tomo el sol en cueros (bueno, no tomo el sol punto) ni me paseo por la playa en pelotas porque a mí personalmente no me gusta, me sentiría rara. Pero no me molesta que otra gente lo haga, no me escandaliza la desnudez ni hago juicios de valor sobre los cuerpos normales (i.e. lejos de los modelos con los que nos tratan de vender más material innecesario).

Pero el que no esté como llegué al mundo en la orilla no quita para que, una vez que estoy bien adentro, me quite el bikini, me lo ponga de gorro (algún día lo perderé)... y nadarrrrr. Aj, no tengo palabras. Como diría Lope, quien lo probó, lo sabe.

Lo que ya es de nota es combinar ambas actividades: nadar en pelota picada y mirar las estrellas mientras haces el muerto. No es fácil, y no es que los Pedalistas (nuestros odiosos héroes viajeros) vayan planeando estas situaciones, es todo más bien espontáneo.

Una de las ocasiones ocurrió precisamente donde nos dejó el barco de
las fotos de este divague, el parque nacional acuático Mu Ko Ang Thong, Tailandia. Ibamos como un par de turistas más a visitar este archipiélago en viaje de un día y al llegar a las islas nos dimos cuenta de lo que había (los que hayan visto la foto superior, no la de las trenzas, nos entenderán): no nos podíamos volver con el barco y el tipo del megáfono así, sin más. Pero no se podía uno quedar a dormir, nos informaron, por lo de Parque Nacional, aparte de los jóvenes que trabajaban en la conservación de la isla. Así que, tras algo de negociación logramos que nos hicieran un hueco entre los conservacionistas y pudimos pasar la noche en semejante lugar.

Misma operación con las
Islas del rosario en Colombia, a las que se va a pasar el día desde Cartagena de Indias. Claro que aquí hay hotel de superlujo para quedarse. O cabanias. Los Pedalistas, que lo que quieren es el Plan B, se bajan del barco y negocian la cabania. El problema es la vuelta, en el barco no te aceptan. Pero no hay problema, nos dicen, maniana volveis con un barquito de pescadores que pasa a las 6 am. Y cómo sabrá que ha de parar aquí a recogernos? No hay problema, insiste la seniora de las cabanias, no hay problema. Por la maniana, los Pedalistas asisten al espectáculo de la seniora agitando un delantal en la playa, y la zodiac del pescador retrocede y acoge a los Pedalistas, muertos de suenio.
Y la última, so pena de que alguno tenga que echar mano del antiemético por lo que parece una convulsión de Antonita la Fastástica, es una piscina en Villa La Angostura. Es verídico, además de cierto: piscina exterior climatizada (bonita noche, pero es Patagonia), apartada de la casa donde nos alojábamos, toda alpina hasta con sus dos sanbernardos, y el cielo pasada del hemisferio sur. Hago el muerto y voy dando vueltas, con los brazos y las piernas abiertas, como un Homúnculo de Vitrubio de Leonardo improvisado en el fin del mundo, intentando encontrar la Cruz del Sur.
Y por fin me sumerjo y sigo nadando, e intento no pensar, pero al salir a por aire me doy cuenta que de la suma de cosas pequenias como ésta debe ir la felicidad.

40 comentarios:

  1. Pues yo lo he hecho muy pocas veces pero estoy contigo en que es estupendo. Ahora, ya me gustaría a mí haber nadado, incluso vestida, en esos sitios que pones.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ségun! Nadar en bolas por la noche (normalmente con un pedal de alta puntuación) es una de las cosas maravillosas de la vida. Pero tan infrecuente.

    ResponderEliminar
  3. Perdóname, Di. Pero unos viajes que te permiten llegar a lugares como los que describes, no son precisamente "pequeñas cosas"... Más bien son grandes viajes, al alcance de pocos, que requieren "grandes sumas de dinero"...

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Di, me estoy empezando a preocupar seriamente...Patagonia,Cartagena de Indias,Sangil si le sumas nicaragua y alguno más, estas describiendo mis dos años viajeros.
    De curro, pero viajeros.

    Yo me vuelvo loco por un hotel con piscina en la terraza,y poderme bañar por la noche con una cervecita... pero yo bien vestido que siempre puede haber pìrañas.

    PS-. Diva me equivoque por poco en que era vietnam!!!

    ResponderEliminar
  6. Yo desde que leí esto... va a ser que no

    "El candirú es un pequeño pez que parasita a peces de mayor tamaño, se engancha a las agallas de estos y a su región anal con unos ganchos a modo de anzuelo para alimentarse de su sangre.

    Se trata del único vertebrado que parasita al ser humano. Se introduce por los conductos del cuerpo como son uretra, ano y vagina. Se siente atraído por la orina y en el caso de las mujeres por la menstruación. Su rapidez y cuerpo translúcido hace que pase casi desapercibido, siendo potencialmente peligroso. Se le conoce también con el nombre de pez vampiro"

    ResponderEliminar
  7. Mejor que bañarse en bolas es bañarse (en bolas o no) en alta mar. Eso si es sensación.

    ResponderEliminar
  8. Ayssssss! Lo del pez ese me ha llegado al alma. A partir de ahora voy a forrar de acero el bikini.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Anijol, y sobre lo de los lugares, un poco en la línea de lo que dice Teresa, es cierto lo que dices: evidentemente, no se puede viajar si no tienes dinero, pero tmabien hay que hacer matizaciones. Yo he viajado desde siempre, hasta de estudiante, y me lo he pagado yo. Para mi viajar siempre ha sido una pasión y muy importante, y no me ha importado currar en invierno sólo para poder viajar (tiradamente, eso sí) en verano. Cuando empecé a trabajar y tuve pasta de verdad, los viajes cambiaron sólo relativamente. Quiero decir q como estaba acostumbrada a ir de "Bed & Breaskfast", hostales y demás, me sigue sin importar ir a un sitio muy básico ("cadena Kotva", los llammos, tras un infame lugar en Praga), siempre q esté limpio y no tenga q compartir el banio. Evidentemente, a nadie le amarga un dulce, y de vez en cuanto "we splah out" que dicen los ingleses y nos damos un homenaje, q precisamente pq no son lo corriente, nos sabe mucho mejor. El sitio de Villa La Angostura era uno de esos, por ej, pero en la cabania de Colombia no he contado la noche q pasamos pq llovió a lo caribenio y no eran goteras sino Iguazú lo q nos caía encima.. También hay momentos duros viajando (incluso de ponerte enferma), y algún día los contaré. Si te acuerdas del diavgue de las estrellas, en él yo comparaba mi disfrute de ver la estrella canopus q brillaba como un diamante, con el disfrute de tener un diamante. Cada uno q se gaste su dinero como quiera, pero yo no quiero un diamante (y te aseguro q lo q me gasté en aquel viaje fue menos q lo q vale ningún pedrusco). Igual mi última frase quedaba un poco boutade, pero realmente creo q las dos cosas sobre las q he divagado pueden no costar nada por contraposición a otro tipo de actividades vacacionales q necesita la gente para llenar sus días.

    NáN, habrás notado q he copiado tu idea de la negrita en los subdivagues... lo de nadar con un pedal no lo he probado... no se te pasa al instante o te ahogas? Digo.

    Txelo's, no va a ser q tengo un trabajo en la KGB por el q tengo q seguir a un bloguero de Vetusta por toda latinoamérica? Soy la de las gafas oscuras y la gabardina.

    Joer, Diva, todo eso es propaganda de los curas aquellos del vaticano q no te dejan tirantes.Dra Ancchoa, non precupare. En todo caso, merece la pena correr el riesgo, incluso el de nadar en alta mar de nuestro lobo de mar Viveiró.

    ResponderEliminar
  10. Di, ¿pero has nadado en bolas estas vacaciones o no?

    ResponderEliminar
  11. :) Diva, claro!!! Las dos cosas, de ahí lo de la conjunción de estrellas + nadar.

    Pero de día.

    Y el Peda también (q es lo q de verdad queréis saber).

    ResponderEliminar
  12. Pues yo nadando en bolas, con La Parienta al lado nadando en bolas...No iba a dejar hueco para el pez ese (que por cierto sólo habita una pequeña área del Amazonas, es de agua dulce. Y en el agua dulce lo realmente peligroso son las sanguijuelas).

    ResponderEliminar
  13. Se te pasa, Di, la tontería, pero queda una ensoñación que lo trastoca todo.

    Eso sí, cuando sales, de noche, hace un frío del carajo. ¡Entonces se te pasa!

    No me referí antes que me gustaba nadar y alejarme mucho de la orilla. De pronto pensaba en bancos de peces grandes en el fondo y me acojonaba, lo que aumentaba mucho la diversión.

    ResponderEliminar
  14. Veis? veis? ERA PROPAGANDA DE DIVA! Qué bueno es tener un Viveiró q ponga un poco de evidencia científica. Diva: en en Segre no hay!!!

    ResponderEliminar
  15. ¿Y si te pica una medusa? ¿ein? ¿vas luego al socorrista para que te cure ahí?

    Yo bañador de cuello vuelto.

    ResponderEliminar
  16. NaN, yo soy una friolera, así q lo de la noche es aún más complicado. Tampoco me meto como el lobodemar o como tú en las zonas abisales. Poco glamour...

    ResponderEliminar
  17. Perdón Di: En el Segre si que hay sanguijuelas. E insisto en que son muy malas.

    ResponderEliminar
  18. Viveiro: pero tú con quién estás?

    (te aviso q aún no he enviado el cheque q acordamos tras tu intervencion en calidad de experto).

    ResponderEliminar
  19. Y será en el Segre bajo, en Bellver no podían vivir más q las truchas...

    ResponderEliminar
  20. Viveiro marcate un post graciosete como tu sabes, escojonandote de mi (que te dejo)sobre el capitulo de las sanguijuelas cuando volvimos mamaos a tu casa de galicia y no bañamos en el rio.

    Di estás de un daDivoso con la información!! primero el nombre de tu mentor, luego poniendo nombres de tus pueblecicos...y no hagas caso al colectivo agropopular de Di y Viveiro, dónde tu ves verdes praderas ellos ven forraje para el ganao.

    ResponderEliminar
  21. Yo sí he estado en playas nudistas. No tengo personalidad y me llevan a cualquier parte. En la última había un camping, nudista también. La gente jugaba al tenis en bolas. Así no hay manera de jugar bien al tenis. En el supermercado, todos en bolas, salvo la cajera. Compramos leche o yogures en el frigorífico, yo con la piel de gallina. Lo menos natural que pueda imaginarse. Mi hija mayor, que era entonces una niña, se hartó y a media tarde dijo: "¡Quiero vestirme!". Éramos un grupo de amigos y la única que decía la verdad era una niña.

    ResponderEliminar
  22. Hola Just,

    Aquí Diva, de bañador de manga larga.

    Yo entiendo que la gente tome el sol en bolas, nade en bolas y pocas cosas más.

    Hacer deporte en bolas, me parece antiestético y doloroso (dependiendo de la copa que gastes). Lo de ir al súper en bolas es una guarrada. ¿Y si chocas con alguien sudado? Tu hija tiene razón. Y en los taburetes que haces? pasar una toallita desinfectante cuando uno se levanta y te has de sentar tu?

    ResponderEliminar
  23. Diva, de qué vas llamando "Just" a "Espai"? Ya sólo falta q te líes con los 4 divagantes q tenemos...

    Espai, perdona estas cosillas del Einsenhower (grado superior al Alzheimer). Oye, ese sitio del supermercado es Vera (ALmería, no de Bidasoa ni de MOncayo, por si algún gracioso)? Unos amigos lo recomeindan encarcidamente: "it's such a laugh" dicen. Y justo lo de la fila en la caja, más de 10 items en la caja rápida,todos en pelota picada.

    Ah, y menuda excusa barata para tu pésimo saque.

    ResponderEliminar
  24. Vamos que tu llamas "Mo" a Molinos, "Txelo´s" a El chico de la Consuelo, "Annie" a Anniehall... y yo no puedo llamar "Just" a Just another Espai.

    Vaaaale. Quizá no es afortunado. Lo he hecho sin pensar. Acepto Espai (antes spy).

    (Estooo... de Just for men ni hablamos...)

    ResponderEliminar
  25. Asombrado quedo ante el injusto ataque de Di a Diva- ¿seguro que sois amigas?- por llamarme Just, que es lo que casi modestamente he sido, soy y seré. Tururú. Aún más asombrado quedo por su gratuito comentario despectivo sobre lo que ella llama mi 'pésimo saque' y yo mi 'poderoso y sutil servicio'.

    No era Almería, no, sino Franchia, cerca de Dax. Aunque había allí también uno de Andoain, conocido de mis amigos, con una verga de mulo, que paseaba todo el día por el camping con la señora o posaba en el exterior de su chabola de madera- el lugar era lujoso- mirando, él y ella, a los/las demás con justificado desprecio.

    Nos habíamos tumbado en bolas bajo el sol y nos habíamos bañado de aquesta guisa unos años antes en otra zona de la gran costa de las Landas y fue muy placentero. Pero lo del camping me pareció simple e inocente exhibicionismo.

    ResponderEliminar
  26. Hola Espai,

    Me has abierto los ojos. Di no es mi amiga. Desde hoy ya nada será igual. A-Di-os!

    ResponderEliminar
  27. chupi chupi lucha de divas en bolas en el barro!!!

    Just, ¿verga de mulo? ¿eso en centímetros o en pulgadas cuanto es?

    ResponderEliminar
  28. El mulo es esteril. Vamos que mucha verga pero...

    ResponderEliminar
  29. Oh, Espai
    (fue Diva quién te bautizó!Senior, lléname de paciencia), craso error geográfico el mío: siempre todo lo tuyo tiene el chic de lo francés. No entraré en el mulo.

    Y por cierto, creo que el sector masculino de divagantes debería hacer algo con esa imagen obsesiva de las Di-vas en un ring de barro. Hay q admitir q en lodazales nos metemos día si día también, pero por fín Diva -tras ternerme de rodilla varios anios-ha confirmado q en Navidades quizás "nos reciba" ("estaremos esquiando, ya miramos algo", ha dicho), y seguro seguro seguro q van a ser todo abrazos exaltación-de-la-cobloguedad por oposición a esas imággennes calenturientas de cierto subgrupo divagante.

    ResponderEliminar
  30. Ah, Txelos, es q mi amigo Santi va a publicar un libro (en el q salimos, por cierto!) y por supuesto le voy a hacer promo en el blos. Aunque tb le ODIO pq no me lee. Pero no soy rencorosa.

    Y sobre esto: "y no hagas caso al colectivo agropopular de Di y Viveiro, dónde tu ves verdes praderas ellos ven forraje para el ganao.", qué hago? Gritar? Ex-divagarte?

    ResponderEliminar
  31. 1-.Diiii!!!! fue un evidente error de escribir coments en el recreo del curro. Que uno tiene una di-cultura constada.
    2-.Los agropopulares es evidente que son la cowgirl del segre y el defensor de palomera.
    3-.¿Tu también eres erudita de la prevención de riesgos?
    4-.no sé cual es el tag de las negritas, aprendeme, aprendeme!!!.
    5-.Espero que no como pacientes.

    ResponderEliminar
  32. Txelos,

    Me gusta lo de los agropopulares! Adjudicado!!!

    No entiendo tu punto 5.

    Y qué bien, poder devolverte tus ensenianzas (sobre todo pq esto lo saqué de la página donde me enlazaste): se hace así (todo seguido pero lo pongo en 3 lineas pq si no, saldra en negrita y no la receta!):


    palabro


    A ver si te sale...(creo otro blog llamado Chez Di? recetas codigo HTLM)

    ResponderEliminar
  33. Vaya, pues me ha salido en negrita y no el código... en fn, busca aqui:

    http://www.htmlpoint.com/guida/html_10.htm

    ResponderEliminar
  34. Gracias Di...
    a ver si sale.
    Igual no es el mismo señor pero por lo que me sonaba y por lo que he gugleado hay un médico o psicologo con ese nombre ligado al tema de los agobios laborales.
    En el tema de prevención dejan entrar hasta a los de dercho.

    ResponderEliminar
  35. Muy bien, ya veo que puedes volar solo, peq saltamontes.

    Santi es psicólogo y ha investigado mucho e síndrome del "burnout" (estrés en el trabajo). Por si te emocionas en tu papel de Poirot, no compartimos profesión ni área de investigación. Santi escribe muy bien (de hecho, ha publicado libros de relatos, el "Agnus Dei" y el "Manila") y le conocí hace mil anios en aquella entrega de Goya q comenté creo q en tu blok, así q yo no tengo ni idea de riesgos laborales, aunque no me importaría saber más... me parece un área interesante.

    ResponderEliminar
  36. Deberías saber que ni poirot, ni holmes son de mis polis favoritos...y que con "el caso de los pechos descubiertos" ya me voy a retirar de la investigación bloguera. Me siento como Mendez que muchas veces querría no haber resuelto el enigma.

    De tu colegui solo le tenía cierta idea porque en la uni de vetusta hay un grupo de gente bastante afamada en el tema de psicología que trata.

    En fin que la prevención es uno de esos temas en los que agolpo títulos (muchos) y escaseo conocimientos... aunque es cierto que en su dia me sirvió para salir del agujero.

    ...Y ahora que lo dices la verdad es que si que te pega dedicarte a eso.

    ResponderEliminar
  37. Claro, y trabajadora social, y abogada laboralista, y directora de marketing de una ONG, y mecánica de bicis, y duenia de una tienda de comida orgánica... todo ello con bandana, pendientes largos e incluso alguna rasta.

    Me pega. Pero soy Gordon Gekkoooooooo!!!

    ResponderEliminar

¡Bienvenid@ a DD!

Poniendo aquí tu comentario te arriesgas a que Diva o Di continúen divagando.

Quedas advertid@.

Gracias por divagar.